Expo “Ecuadoria” se presenta en Cuenca

 

Expo Diego Lara

Diego Lara Saltos presenta su proyecto Ecuadoria, un ejercicio gráfico de arte y diseño compuesto por una serie de reflexiones visuales que analizan al escudo y la bandera como símbolos identitarios flexibles y susceptibles de reconstrucción. Ecuadoria propone una nueva lectura semiótica y estética de estos elementos a través del dibujo a mano, el uso de herramientas digitales para conseguir geometrías exactas y la ejecución analógica devenida de la serigrafía y la pintura.

Evento FB:

https://www.facebook.com/events/328236807714432/

Diego Lara Saltos (1972) es un artista ecuatoriano hijo natural del televisor, al que admiramos por su gran capacidad creatividad y por su inherente visión de la ficción,  como una realidad en la que no ha hecho división alguna entre palabra, imagen o cualquier otro tipo de acción creativa.

Su versatilidad, talento y gama de producción artística despierta nuestros sentidos e inspira nuestras voluntades, haciendo que la realidad sea ante todo una experiencia subjetiva que amplia nuestra visión del mundo, los universos paralelos y las dimensiones desconocidas.

Diego ha desarrollando su propia estación neuronal intredimensional particular, génesis de un universo, donde esporas variables e infinitas, crean nuevos códigos vectoriales, algoritmos de color, luz, texturas, secuencias lineales, espacios vacíos, líneas tiempo, códices, poéticas interdimensionales, autopistas en movimiento, caudales de perspectivas retro de seres de luminosa presencia y madres de circuitos y transistores.

Cuando el Diego, utiliza su escafandra para sumergirse en la realidad, aprovecha todos los recursos de lo cotidiano de las ciudades catalepsia.

En esa suerte lo que él llama “tiovivo biomecánico”, al que nuestra generación pagó ticket, y que se ha alimentado con casetes, discos, revistas, fanzines, comics, juegos de video, series de tv, cultura B, fanzines, robots, amor por el D.I.Y. que son pequeñas esculturas de la posmodernidad.

Aboradamos con él un viaje, acerca del uso y el desuso del afecto en una relación, de cómo nos mueven profundamente hasta el tálamo, las batallas mentales del sentir. El poema fuera del agua que se mantiene vivo en las paredes, encontrándose con el caminante.

“Vinieron taladrados de perla infinita/ ancianos mercenarios provenientes de Calcuta/vaciados eternamente de fluidos/y con una sola orden: /morder/pero no supieron esperar la coagulación/de las salivas negras/y se volvieron salamandras/untadas en el óxido del esmeril”

Diego nos construyó el Nautilus y lo impregnó de toda una estética generacional, donde los espíritus rebeldes nos transportamos y gracias a él logramos utilizar la ficción y la imaginación como el biotraje que nos permitió sobrevivir en una admosfera tóxica, Diego nos llevó a un mundo donde todo es posible.

¿Que  nuevas aventuras visuales nos tendrá en esta exposición?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s